Las siete ventajas de la ducha frente a la bañera | Duchakit ®
18148
post-template-default,single,single-post,postid-18148,single-format-standard,bridge-core-2.0.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-21.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Las siete ventajas de la ducha frente a la bañera

Ventajas de la ducha frente a la bañera

Las siete ventajas de la ducha frente a la bañera

Mantener la bañera de toda la vida o cambiarla por una ducha moderna, esa es la cuestión. Y como cada opción tiene sus pros y contras a veces es difícil decidirse; en este artículo te damos siete claves que deberás tener en cuenta para que tu elección sea acertada.

Ducha y bañera son opciones igualmente válidas y para decantarse por una u otra debemos tener en cuenta factores como los metros cuadrados de los que disponemos, el resultado estético deseado, el uso que vamos a dar al baño o el tipo de personas que lo van a utilizar pues niños, personas con movilidad reducida o ancianos tienen necesidades diferentes.

No obstante, instalar una ducha en casa tiene, a largo plazo, múltiples ventajas:

1 – Más funcional

Ducharse lleva unos pocos minutos, pero preparar y disfrutar de un baño requiere un tiempo que muchas veces no tenemos. Por eso, si instalas una ducha, la utilizarás más.

2 – Mayor ahorro

Instalar una ducha hará que ahorres agua, tiempo y dinero: ducharse consume mucha menos agua que darse un baño, lo que rebajará tu factura. Una ducha consume unos 50 litros de agua mientras que para bañarse hacen falta unos 250, por lo que al ducharte ahorrarás unos 200 litros por ducha.

3 – Más posibilidades estéticas

Las duchas, con su novedosa grifería, accesorios, platos y mamparas, son tendencia actual en el diseño de interiores. Si instalas una ducha moderna en tu baño conseguirás que éste tenga un toque actual pues existen muchos colores, formas, accesorios y posibilidades de diseño.

4 – Más cómodo y seguro

Las duchas no tienen desnivel y son más fáciles de usar que las bañeras; su acceso es más seguro y provocan menos accidentes. Para obtener aún más más seguridad, instala un plato con superficie antideslizante o unas asas para facilitar la sujeción al ducharte.

5 – Mejor aprovechamiento del espacio

Las duchas necesitan menos espacio que las bañeras, por lo que son ideales para baños pequeños. Si cambias tu bañera por un plato de ducha, ampliarás el espacio útil y tendrás más sitio para moverte o poner muebles. Y si tu ducha cuenta con puertas correderas y mampara aprovecharás aún más el espacio de tu baño.

6 – Mantenimiento y limpieza más sencillo

El mantenimiento y la limpieza de un plato de ducha es más sencillo que el de una bañera porque su superficie es plana y, además, menor, lo que facilita su limpieza.

7 – Rápida instalación

Cambiar tu bañera por un plato de ducha es una obra menor de ejecución rápida, barata y sencilla. Contrata profesionales especialistas y en unas pocas horas estarás disfrutando de tu nueva ducha.

Esperamos que estos siete consejos te ayuden a escoger la mejor solución para tu caso y, si vas a cambiar bañera por ducha, recuerda que en Duchakit somos especialistas. Llámanos gratis al teléfono 900113011 o escríbenos a presupuestos@duchakit.com y consúltanos: te presentaremos presupuesto sin compromiso.

Más información: www.duchakit.com



CLIENTES SATISFECHOS

¿QUIERES CAMBIAR TU BAÑERA POR DUCHA?