Cómo construir un baño accesible, adaptado y seguro

Baño accesible Bilbao VizcayaLa seguridad, la salud y el bienestar son tres normas básicas a tener en cuenta en cualquier reforma que llevemos a cabo en nuestro hogar. Luego hay zonas muy concretas de la casa en donde no sólo se trata de reunir estas características, sino que también es una cuestión de accesibilidad y ergonomía. Este es el caso del cuarto de baño.

Si conseguimos aunar todas ellas habremos logrado un baño 100% accesible y adaptado, diseñado para todos los miembros de la familia, y que te facilitará su uso cada vez que accedas a este espacio de la casa.

Llevar a cabo esta obra para mejorar la accesibilidad en el baño significa también reducir el número de accidentes y riesgos, especialmente para los más pequeños y mayores de la casa y también para las personas con discapacidad, si las hubiera. Y sin renunciar al diseño.

Conseguir un baño adaptado y 100% accesible no tiene porqué ser costoso. Os damos algunas de las claves para que este cambio a un baño accesible sea todo un éxito:

Espacio:

Lo ideal es que sea un baño espacioso para realizar la adaptación o reforma. El objetivo es lograr un baño libre de obstáculos de diámetro 1,50 m como mínimo. Según los expertos, es aconsejable que al menos exista un espacio de 1,20 m. Con estas medidas se garantiza, por ejemplo, que la silla de ruedas pueda realizar un giro completo.

Puertas:

Han de tener una anchura igual o superior a 0,80 m. No se deben abatir hacia el interior por lo que el uso de puertas correderas es sin duda la mejor opción. Para el caso de baños adaptados, el pestillo o cierre debe poder desbloquearse desde el exterior.

Sanitarios:

  • Ducha: Debe contar con un espacio libre lateral, tanto para acceder libremente, como para alojar la silla de ruedas, si fuera necesario. La ducha debe estar situada a ras del pavimento y con todos los elementos que le rodeen.
  • Bañera: Según los expertos, lo más recomendable para lograr un baño accesible es cambiar la bañera por ducha. En caso de mantener la bañera, ésta debe disponer de elementos que faciliten la seguridad, como un banco de apoyo y una barra de sujeción fijada a la pared.
  • Inodoro: Al igual que ocurre con la ducha, es preferible dejar un espacio un espacio libre lateral. Para conseguir una mayor seguridad, mejor colocar barra lateral de sujeción y apoyo adaptada en altura.
  • Lavabo: El lavabo estará como máximo a una altura de 85 cm y mejor si dispone de un espacio libre inferior, que facilite la proximidad de la silla de ruedas.
  • Grifos: Deben permitir su accionamiento con cualquier parte del cuerpo. También cabe la posibilidad de que sean automáticos, con un sistema de detección de movimiento y presencia.

Pavimento:

Por último, aunque obvio, es importante resaltar la necesidad de que el suelo no sea resbaladizo.

Por todo ello, un baño 100% accesible aporta importantes beneficios a nuestro hogar. Permite conseguir que cada miembro de la familia logre el mayor grado de autonomía y con la máxima seguridad (prevención de accidentes), por lo que con ello queda garantizada la independencia e intimidad.

Comments are closed.